domingo, 2 de diciembre de 2007

Cocodrilos y Caimanes




Los cocodrilianos son los únicos supervivientes de uno de los grupos de vertebrados de mayor éxito evolutivo que ha conocido el planeta: los arcosaurios o “reptiles dominantes”. Estos reptiles fueron, efectivamente, el grupo predominante entre todas las familias animales del Mesozoico (245 a 65 millones de años antes de nuestra era). Además de los cocodrilianos, entre los arcosaurios figuraban los dinosaurios, los pterosaurios o reptiles voladores y gran variedad de formas mesozoicas primitivas.

Entre los vertebrados existentes en la actualidad, los cocodrilianos están más estrechamente emparentados con las aves que con los lagartos. Al igual que las aves, los cocodrilianos presentan conductos auditivos externos alargados, molleja muscular y separación completa de los ventrículos del corazón. Tanto los cocodrilianos como las aves construyen nidos con materia vegetal, y los dos grupos cuidan la prole.

En Norteamérica se han encontrado restos fósiles del Deinosuchus, un gigantesco cocodrilo del Cretácico tardío, cuyas dimensiones eran muy superiores a las de los cocodrilos actuales. Un cálculo reciente, sitúa su longitud máxima en unos 11 m, con unas 6 toneladas de peso.

Los cocodrilianos son los reptiles más avanzados. La mayoría de sus “avances” son internos, como el corazón, con dos aurículas y dos ventrículos, el diafragma y la corteza cerebral, y su primitiva morfología externa es un reflejo de sus hábitos principalmente acuáticos.

Son animales alargados, acorazados y semejantes a lagartos, con una cola musculosa comprimida lateralmente, que utilizan para nadar. Las fosas nasales están situadas cerca del extremo del hocico, muy alargado, lo que permite que el animal pueda respirar cuando está sumergido en el agua. La piel está formada por una gruesa capa dérmica, cubierta de escamas córneas no superpuestas. Una serie de placas óseas incrustadas en la piel constituyen la armadura dorsal. Los dientes son tecodontos, lo que significa que están implantados en alvéolos del maxilar, el lugar de estar fundidos con la parte superior o lateral de la mandíbula, como en otros reptiles. El cráneo cocodriliano es diápsido, con dos aberturas en la región temporal, que permiten la expansión de los músculos de la mandíbula. El hocico de los cocodrilianos puede ser muy ancho, como en los caimanes, o muy estrecho, como en los gaviales. Esta característica refleja la composición de la dieta. Como no tienen labios, los cocodrilianos no pueden cerrar completamente la boca. Tienen dos pares de patas cortas, con cinco dedos en las delanteras y cuatro en las traseras; todos los dedos están unidos parcialmente por membranas interdigitales. El éxito de esta estructura corporal queda evidenciado por los cambios relativamente escasos que se han producido desde su aparición, a fines del Triásico, hace unos 200 millones de años.

Los cocodrilianos presentan varias modalidades de locomoción. Cuando se desplazan sin prisas en tierra, los cocodrilos y los caimanes avanzan con una majestuosa “marcha elevada”; sin embargo, si se sienten amenazados, se precipitan hacia el agua con una carrera reptante muy poco elegante. Algunas especies son capaces incluso de galopar por la playa.


La marcha elevada de los cocodrilianos es un caso único entre los reptiles vivientes. Esta marcha se asemeja mucho más a la postura adoptada por los mamíferos para andar que al típico desplazamiento de los reptiles. Los cocodrilianos llevan las extremidades en posición casi vertical por debajo del cuerpo, lo que les permite separar y levantar del suelo gran parte de la cola.

Los cocodrilianos se dividen normalmente en 3 grupos básicos: subfamilia Alligatorinae, Crocodylinae y Gavialinae. El siguiente cuadro muestra las divisiones en familia, subfamilia y género.


Las diferencias…..

SUBFAMILIA ALLIGATORINAE

En esta subfamilia los huesos nasales se extienden hacia delante para unirse con los premaxilares. Presentan una sínfisis mandibular muy corta (unión de los dos maxilares inferiores, medida por la cantidad de dientes situados a lo largo de esta unión. Los dientes de la mandíbula inferior (dientes mandibulares) encajan en cabidades del maxilar superior, de manera que cuando el animal tiene la boca cerrada, no quedan dientes mandibulares a la vista. Las escamas ventrales carecen de depresiones sensoriales.

En esta subfamilia:


Caimán negro, se distribuye en la Guayana Francesa, Guyana y Brasil
Aligátor chino, distribución restringida al río Yangtzé y sus afluentes
Aligátor americano, se distribuye al S-SE de Norteamérica
Caimán almizclado, se distribuye en Brasil y parte de Paraguay
Caimán almizclado del Brasil, se distribuye en las cuencas del Amazonas y del Orinoco, en la Guayana Francesa, Guyana y Surinam
Yacaré, su distribución se limita a pequeños sectores de Paraguay, Brasil y Argentina
Caimán de anteojos, se distribuye entre el Sur de México y el Norte de Argentina

SUBFAMILIA CROCODYLINAE

Cocodrilianos no especializados, con un hocico moderadamente cónico que no se destaca demasiado de la parte posterior del cráneo. Como en los aligatorinos, los huesos nasales están en contacto con los premaxilares. Los dientes inferiores encajan normalmente en cavidades de la mandíbula superior, sin embargo, a diferencia de los aligatorinos, el cuarto diente encaja en una muesca de maxilar superior y queda a la vista cuando el animal tiene la boca cerrada. Los escudos ventrales tienen depresiones sensoriales.

En esta subfamilia:
Cocodrilo cubano, se distribuye en cuba
Cocodrilo pardo, se distribuye en una pequeña parte de México, Belice y Guatemala
Cocodrilo de Guinea, se distribuye en África occidental y central
Cocodrilo del Nilo, su distribución es amplia: África tropical y del Sur, Madagascar
Cocodrilo del Orinoco, se distribuye en Venezuela y Colombia
Cocodrilo Marino, se distribuye en regiones tropicales de Asia y del Pacífico, islas del océano Índico, en la costa de India y de Ceilán, SE Asiático, islas de Indonesia y Filipinas, Norte de Australia, Nueva Guinea, islas Belau y quizá Fiji.
Cocodrilo de Johnston, se distribuye al Norte de Australia
Cocodrilo palustre, en la India
Cocodrilo siamés, se distribuye en las llanuras tropicales del SE asiático
Cocodrilo mindoro, en las Filipinas y el archipiélago de Sulú
Cocodrilo de Nueva Guinea, en Nueva Guinea
Cocodrilo enano, se distribuye en el centro y Oeste de África
Cocodrilo malayo, se distribuye en Tailandia, Malaysia, Sumatra, Borneo, Java y Célebes.

SUBFAMILIA GAVIALINAE

Los gavialinos se caracterizan por un hocico muy estrecho, redondeado dorsalmente y claramente diferenciado del resto de la cabeza. Los huesos nasales no están en contacto con los premaxilares. Los dientes son pequeños y los de la mandíbula superior encajan perfectamente con los de la inferior.

En esta subfamilia:
Gavial, se distribuye al Norte de la India

Es frecuente encontrar cocodrilianos con el estómago vacío, porque utilizan la energía de los alimentos que consumen de manera más eficiente que casi cualquier otro animal. Esto se debe a la forma en la que consiguen la comida, al hecho de ser animales de sangre fría y a la extremada eficacia de sus procesos de digestión.

La mayoría de los cocodrilianos cazan al acecho: en lugar de ir en busca del alimento, esperan a que el alimento venga hacia ellos, lo cual supone un gran ahorro de energía. Cuando finalmente un bocado apetitoso se aproxima a la orilla del río, el cocodrilo hace un importante pero breve gasto de energía, al precipitarse sobre la víctima y devorarla.

Por ser animales de sangre fría, la temperatura de los cocodrilianos varía con la temperatura ambiental. Cuando hace frío, se adormecen y a menudo buscan calor tomando el sol en alguna ribera soleada.

El sistema digestivo de los cocodrilianos es notable por varias razones. En primer lugar, su estómago es el medio más ácido encontrado en cualquier vertebrado, lo que les permite digerir hasta el último hueso que consumen. En segundo lugar, almacenan en forma de grasa alrededor del 60% de la energía contenida en el alimento que consumen.

De esta forma, los cocodrilianos son capaces de sobrevivir sin comer durante periodos excepcionalmente prolongados. Un cocodrilo recién salido del cascarón puede sobrevivir durante más de cuatro meses sin comer. Un cocodrilo grande, que puede pesar más de una tonelada, es capaz de ayunar durante dos años. Los caimanes de clima templado y algunos cocodrilos ayunan todos los años durante los meses más fríos, pero los más grandes ni siquiera necesitan comer demasiado durante el verano, a menos que gasten mucha energía en la reproducción.

El mayor riesgo de muerte por causas naturales es el período embrionario en el nido y expuestos a las fluctuaciones de los parámetros ambientales y al ataque de los depredadores. Los cocodrilos adultos, en cambio, tienen muy poco que temer, si se exceptúan sus propios congéneres y los seres humanos.


Los cocodrilianos expresan mensajes sociales mediante sonidos, posturas, movimientos, olores y contacto físico. Recurren a diversas combinaciones de mensajes vocales, acústicos y visuales, combinados con signos táctiles y quimiosensibles en determinados contextos sociales. Ciertas conductas, sobre todo en los despliegues relacionados con el cortejo y la defensa del territorio, tienen significados diferentes para cada especie. El repertorio comunicativo de cada especie está compuesto por tres tipos de señales: señales simples invariables, señales simples cuya intensidad varía según la situación y señales complejas, compuestas por una combinación de elementos acústicos y visuales.

Los cocodrilianos son los “charlatanes” del mundo de los reptiles, ya que son capaces de producir diversos sonidos, la mayoría de baja frecuencia, con las cuerdas vocales que tienen en la garganta. Mediante vigorosas contracciones de los músculos del tórax, pueden expulsar aire de manera continuada o entrecortada a través de la laringe. Las vocalizaciones varían desde sonidos de muy bajo volumen, silbidos y ronquidos apenas audibles, hasta estruendosos rugidos y bramidos.

El cortejo y el apareamiento consisten en una secuencia de conductas destinadas a señalar la presencia del animal y atraer la atención del otro, seguidas de la formación de la pareja, comportamientos precopulatorios y, finalmente, la cópula. Los machos dominantes se acercan a las hembras para iniciar el cortejo, o bien las hembras se acercan a ellos, por lo general después de una interacción agresiva entre machos o tras una manifestación destinada a llamar la atención. Durante la formación de la pareja y la actividad precopulatoria, machos y hembras adoptan diferentes comportamientos: contacto entre los hocicos, elevación del hocico, frotamiento de cabezas y cuerpos, encabalgamiento de uno sobre el otro, llamativos despliegues del macho, vocalizaciones, exhalaciones, producción de burbujas por la boca y la nariz, natación en círculos y series de inmersiones y reapariciones sobre la superficie del agua. El apareamiento se produce cuando el macho monta a la hembra; situándose sobre el dorso de su pareja, coloca la cola y la cloaca bajo la cola de ella y penetra el pene curvado por delante de la cloaca de la hembra. El acto del apareamiento es difícil de observar, porque tiene lugar bajo el agua; pero al parecer, para tener éxito, una cópula debe durar unos cuantos minutos y puede prolongarse durante 10 ó 15 minutos e incluso más.

Los estudios de campo revelan que el ciclo reproductivo de los cocodrilianos es largo, complejo y el más avanzado entre los reptiles.

La madurez sexual de los cocodrilianos depende tanto de las dimensiones como la edad. En la mayoría de las especies, se observan un dimorfismo sexual en cuanto al tamaño: los machos crecen más rápidamente y alcanzan mayores dimensiones en la madurez que las hembras.



A diferencia de las aves y de los mamíferos, en los que el sexo de los embriones queda determinado en el momento de la fertilización, el embrión contenido en un huevo de cocodriliano recién puesto es asexuado. La temperatura de incubación del huevo durante las primeras semanas determina el desarrollo del embrión como macho o hembra. La temperatura crítica varía de una especie a otra, pero todas las especies de cocodrilianos incuban sus huevos a temperaturas que rondan los 30ºC. La exposición prolongada a temperaturas inferiores a 27ºC y superiores a 34ºC es mortal para los embriones. En general temperaturas más bajas producen hembras y temperaturas más altas producen machos.


A pesar de que se han documentado numerosos ataques a seres humanos, es evidente que el cocodrilo tiene mucho más que temer. Los hombres los cazan por el peligro que suponen para las personas y el ganado. Además, la industria de la moda contribuye con un gran porcentaje de animales muertos. En muchos lugares del mundo se come cocodrilo y en algunos se cazan con el fin de aportar originales souvenirs para los turistas: ceniceros, llaveros, etc.

Texto e imágenes:
Cocodrilos y Caimanes
Charles Ross / Stephen Garnett / Tony Pyrzakowski
Encuentro Ed., 1992
Título original: Crocodiles And Alligators

Dedicado a la memoria de Steve Irwin (1962-2006)





3 comentarios:

CROC dijo...

FANTASTICO GRACIAS EL CUADRO CON LA TAXONOMIA DE LOS COCODRILOS LA EXPLICACCION DE CADA FAMILIA GRACIAS INVALUABELE PARA CUALQUIER HERPETOLOGO

victoria dijo...

Me alegra mucho que te sirva esta información. Yo soy una enamorada de los reptiles, especialmente los cocodrilos.
Saludos!

Cocodrilo Argomedo dijo...

Hoye sabes algo del genero Tomistoma del falso gavial se agrupa dentro de la familia de los gaviales o de los coocdrilso es algo que me interesa para una guia de cocodrilos que hago pero solo encuentro informacion contradictoria si saves algo de buena fuente porfavor avisame gracias